La carretera —

Afuera, una llovizna empañaba constantemente el parabrisas, que al ser barrida en arcos sobre el vidrio, refractaba las dos luces rojas del doble remolque, que a un tráiler cuya matrícula estaba tan cubierta de lodo que era imposible distinguir su origen, arrastraba delante del autobús de pasajeros.Adentro, la única luz provenía del tablero, desde donde […]

La carretera —

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s